jueves, 25 de febrero de 2010

Stefano Zamagni: "Los empresarios tienen la llave del cambio de modelo económico"

Carmen Martí, 25/02/10
El Dr. Stefano Zamagni, profesor de la Università di Bologna, pronunció ayer la conferencia “Reciprocidad y fraternidad: El papel de los sentimientos en la economía” en la 5ª sesión del Seminario ÉTNOR.

Para Zamagni, el problema de la economía y la empresa actual no es la falta de recursos, sino saber aprovechar al máximo el talento y conocimiento de las personas. “Los problemas económicos del presente no se pueden resolver con el marco conceptual del pasado”.

Con esta idea iniciaba ayer Stefano Zamagni,Catedrático de Economía Política de la Universidad de Bolonia, su conferencia en la que analizó las bases de la Economía Política y las necesidades de la economía en la actualidad. Para Zamagni, los problemas de hoy ya no son problemas de falta de recursos, problemas entre el hombre y la naturaleza. “Los problemas económicos de hoy son problemas relacionales de los seres humanos”. “Tenemos multitud de recursos, pero no sabemos cómo utilizarlos”.

Zamagni explicó esta idea basándose en tres paradojas fundamentales del siglo XXI; la paradoja de la felicidad, la paradoja de la desigualdad y la paradoja del modelo taylorista. La paradoja de la felicidad la planteó en 1974 Sterling, quien afirmaba que después de un determinado nivel de renta, a mayor renta menor es la felicidad. En segundo lugar, la paradoja de la desigualdad tiene que ver con la cuestión de que cada vez hay más riqueza, y sin embargo las desigualdades van en aumento. Por último, la paradoja del sistema taylorista ha mostrado que ya no es posible este sistema de organización basado en un modelo piramidal donde la base de la organizaciónno aporta más que fuerza productiva. En el momento actual, para ser competitivo es necesario que todos los miembros de una empresa tengan un peso en la misma, y “el empresario que no adopte este sistema está condenado al fracaso”. “Difícilmente los esclavos –apuntó Zamagni- aportan nada a la organización”. “Si queremos aprovechar al máximo el conocimiento tácito de nuestros empleados, tenemos que saber establecer relaciones recíprocas con ellos, porque puedo obligar a una persona a llegar a las 8 de la mañana al trabajo, o a estar 8 horas en la oficina, pero no puedo obligarlo a que deposite sus mejores ideas, su capital intelectual en la organización”. “La única forma de aprovechar el conocimiento tácito de las personas –afirmó el ponente- es a través de la reciprocidad”.

Desde estas tres paradojas, la cuestión es “cambiar los esquemas mentales dela gente hacia un nuevo modelo, y eso lleva trabajo y tiempo, pero acabará imponiéndose por necesidad”. Zamagni esquematizó este nuevo modelo en tres principios básicos. Los dos primeros principios son el del cambio equivalente y la distribución. En el principio del cambio equivalente se basan las relaciones de mercado y es “un principio fundamental, porque sin él no es posible la eficiencia, y la eficiencia es un fin necesario en las sociedades capitalistas en las que vivimos”. Y el segundo, el de la distribución de la riqueza, es el principio del que se ocupa el Estado, y también es fundamental para tener sociedades justas. Toda la Economía Política se ha basado en estos dos principios, pero “no son suficientes enla era de la información y el conocimiento”. Para Zamagni, “es necesario combinar estos dos principios con un tercero, que es el principio de la reciprocidad, en el que se basa la Economía Civil”. Los primeros dos principios están basados en una relación de deber y derecho, de derechos de propiedad y deberes de cumplimiento de lo negociado. La reciprocidad, sin embargo, se basa en una relación de don, de gratuidad entre las personas. A ayuda a B con la expectativa de que cuando necesite algo, B le devolverá laayuda. Si B no es recíproco, se trunca la relación. Las relaciones de reciprocidad no se basan en la ley, no se puede obligar a ellas, “pero es la única manera de obtener el conocimiento de las personas, lo mejor de cada uno”.

En definitiva, concluyó Zamagni, el olvido de este tercer principio da respuesta a las paradojas planteadas, ¿Por qué no somos felices con tantos recursos? Porque la felicidad está ligada a la reciprocidad, y “algunos economistas, no inteligentes –apostilló Zamagni-, han confundido utilidad con felicidad, y la felicidad depende de la relación con los otros, no de la acumulación de cosas”. Del mismo modo, el problema de las empresas hoy no esun problema técnico, sino un problema relacional. No se transmite el conocimiento tácito de la gente por falta de reciprocidad en el grupo. Para Zamagni, la llave del cambio, “la minoría profética” de hoy, está en los empresarios. Ellos son lo que pueden poner en práctica este modelo y demostrar que funciona, que es posible, que es el adecuado, y servir de ejemplo para los demás.



43 comentarios:

  1. Genial articulo, estuve en senminario donde el doctor Zamagni nos planteo la ventaja de la economía civil

    ResponderEliminar
  2. Gracias Alberto por su comentario. Nos alegra que le haya gustado el artículo y, por supuesto, valoramos gratamente su participación en el blog. Sus opiniones y sus críticas enriquecen este espacio. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Alberto!
    Zamagni siempre nos sorprende en sus conferencias y esta es la segunda vez que lo pudimos tener en el Seminario ÉTNOR. Sin duda por la acogida que tuvo no será la última. Tenemos intención de invitarlo a Valencia este invierno. La información estará disponible en nuestra web www.etnor.org. En nuestra web puede acceder también al texto de su anterior intervención en http://www.etnor.org/html/pdf/XVISeminario.pdf
    Un abrazo y seguimos en contacto,

    ResponderEliminar
  4. Si de algo ha servido la actual crisis económica ha sido para percatarnos de algo: la solución pasa por cambiar de forma drástica nuestro modelo económico, que presenta graves problemas estructurales. Debemos ser conscientes de que, probablemente, nada volverá a ser como antes. En relación con esto, y dado que los problemas actuales no son consecuencia de la escasez de recursos sino más bien de la codicia desmedida de algunos, Zamagni propone un nuevo modelo que, sin dejar de lado la eficiencia y la distribución de la riqueza, tiene como pilar fundamental de reciprocidad.

    Como ya hemos visto en clase, a través de la reciprocidad establecemos relaciones dirigidas a satisfacer nuestras necesidades expresivas ( valores relacionales). Asimismo, permite la construcción de las identidades y la autorrealización personal.
    Deberíamos desterrar la concepción de empresa de tipo piramidal en la que el trabajador no se siente parte de la misma y apostar por este nuevo modelo en el que, a través de expectativas mutuas y dentro de una marco de fraternidad, aprovechar y compartir los conocimientos de cada individuo.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Alicia Pallarés Monfort13 de mayo de 2011, 19:57

    Para Zamagni, el problema que presenta la relación entre economía y la empresa actual no es la escasez de recursos, sino saber sacar el máximo rendimiento al talento y conocimiento de las personas. Para ello se necesita la reciprocidad, esto es, la cooperación de todas las partes implicadas para obtener un beneficio a medio o largo plazo. Desde mi punto de vista, esto se dará si las empresas confían en sus trabajadores y en su buen hacer, pero para que estas apoyen y confíen en sus empleados, estos deberán comprometerse y dar lo mejor de sí mismos aportando nuevas ideas y sus conocimientos para que la organización se beneficie y sea más competitiva. Quizás entonces, la sociedad pueda tomar como ejemplo la reciprocidad en el ámbito laboral y poder llevarlo a cabo en la vida diaria.

    ResponderEliminar
  6. Stefano Zamagni habla de que se necesita un cambio en el modelo económico. El problema ya no está como antiguamente en la falta de recursos, sino que ahora el problema es que no sabemos como utilizar esos recursos.
    El modelo actual debería basarse en la reciprocidad de forma que se pueda usar el conocimiento tácito de los empleados.
    Defiende que se tiene que hacer el gran esfuerzo para cambiar la mentalidad de las personas, que es posible aunque costoso y para eso se basa en 3 principios.

    1. cambio equivalente (fundamental): relaciones de mercado
    2. la distribución de la riqueza, también fundamental para tener sociedades justas
    3. Reciprocidad (Economía Civil): se basa en que una persona hace algo para recibir lo mismo de esa persona o de otras. Esta es la única manera de que las personas ofrezcan lo mejor de ellas mismas.

    La causa de muchos problemas en la sociedad es el hecho de no tener en cuenta el principio de la reciprocidad. Este principio olvidado por la mayoría es muy importante, y la mejor manera de fomentarlo es empezar aplicándolo los empresarios en las empresas para crear relaciones reciprocas dentro de los grupos de trabajo y de ese modo que cada uno aporte lo mejor de sí. Esto llevaría a mejores resultados y se pondría en práctica en muchos ámbitos.

    ResponderEliminar
  7. María Ferrando Ferris14 de mayo de 2011, 9:30

    En este texto, Zamagni nos habla del problema que existe en el modelo actual económico, el problema se basa en que hoy en día no sabemos cómo utilizar y sacar el máximo rendimiento a los recursos de los que se dispone. Antiguamente el problema también residía en los recursos, pero de diferente forma, ya que antes no había los suficientes recursos. Este problema de no saber cómo utilizar los recursos se podría solucionar con la reciprocidad y de esta forma poder usar los conocimientos de todos los trabajadores, con el fin de que trabajen todos juntos para alcanzar un objetivo.

    En mi opinión, si incorporamos la reciprocidad al modelo actual se conseguiría un mayor beneficio en las empresas, ya que los trabajadores darían lo mejor de sí mismos para que la empresa pueda obtener más beneficios. De esta forma estaría bien que nos acordáramos más de este concepto y aplicarlo en el modelo ya que a fin de cuentas favorece a todos.

    ResponderEliminar
  8. Si de algo ha servido la actual crisis económica ha sido para percatarnos de que la solución pasa por cambiar de forma drástica nuestro modelo económico, que presenta graves problemas estructurales. Debemos ser conscientes de que, probablemente, nada volverá a ser como antes. En relación con esto, y dado que los problemas actuales no son consecuencia de la escasez de recursos sino más bien de la codicia desmedida de algunos, Zamagni propone un nuevo modelo que, sin dejar de lado la eficiencia y la distribución de la riqueza, tiene como pilar fundamental de reciprocidad.

    Como ya hemos visto en clase, a través de la reciprocidad establecemos relaciones dirigidas a satisfacer nuestras necesidades expresivas ( valores relacionales). Asimismo, permite la construcción de las identidades y la autorrealización personal.
    Deberíamos desterrar la concepción de empresa de tipo piramidal en la que el trabajador no se siente parte de la misma y apostar por este nuevo modelo en el que, a través de expectativas mutuas y dentro de una marco de fraternidad, aprovechar y compartir los conocimientos de cada individuo.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Para Zamagni el problema de la economía y de la empresa actual no es la falta de recurso sino el saber aprovechar al máximo el talento y el conocimiento de las personas, es decir, saber establecer relaciones recíprocas con esas personas para aprovecharse de su capital intelectual. Para ello Zamagni explica tres paradojas fundamentales que son: la paradoja de la felicidad, la paradoja de la desigualdad y la paradoja del modelo taylorista.

    En mi opinión, muchas empresas que actualmente operan en los mercados no han tenido ni tienen en cuenta la creación de recíprocidad por lo que no establecen relaciones con las personas para satisfacerse mutuamente las necesidades que poseen. Debido a esto las empresas no pueden obtener una mayor productividad ya que tener mayores relaciones implica mayor captación de talento, mayor conocimiento, mayor inteligencia... Como consecuencia de esto se crearía en la empresa un mayor compromiso y confianza por parte de las personas, por lo que la empresa puede aumentar su eficiencia y como resultado puede tener mayor productividad.

    ResponderEliminar
  11. Juan Enrique Montolio Chueca14 de mayo de 2011, 16:21

    La evidencia de que el mundo esta cambiando rápidamente cada vez está más patente.
    Nosotros debemos adaptarnos al cambio, ya que no podemos solucionar los problemas actuales con la misma forma de pensar que teníamos cuando se crearon estos problemas.
    Y centrandonos en la actual crisis financiera esta claro que es necesario realizar un cambio de modelo.
    Zamagni nos cuenta que en un mundo en que cada vez hay mas riqueza pero más desigualdades el problema no es de falta de recursos sino de que no sabemos como utilizarlos. Para aprovechar esos recursos debemos hacer uso de la reciprocidad, entendida como la actitud de prestar ayuda a otros, esperando lo mismo por su parte.

    Para cambiar de modelo Zamagni propone centrarse en 3 aspectos fundamentales:



    2 basados en una relación de deber y derecho, de derechos de propiedad y deberes de cumplimiento de lo negociado como son:

    -El cambio equivalente, principio en el que se basan las relaciones de mercado
    -Una correcta distribución de la riqueza

    Un 3º basado en una relación de don, de gratuidad entre las personas. Aplicando este principio en la empresas lograríamos cambiar la manera de ver el trabajo por parte de los empleados y obtener lo mejor de ellos de la única manera posible, consiguiendo que quiera hacerlo.

    ResponderEliminar
  12. Me parece muy interesante nuevamente la aportación de Zamagni, esta vez introduciendo la reciprocidad como principio básico del actual modelo económico en el que nos encontramos.
    Como nos dice, el problema ya no es técnico, es decir, las preocupaciones típicamente tayloristas por el proceso productivo no son relevantes pues estas necesidades ya están cubiertas. Ahora nos encontramos en la era de la comunicación y la información, la necesidad es de crear relaciones de calidad, mediante la reciprocidad entre empresa, trabajadores y demás grupos de interes, solo de esta forma las organizaciones llegan a ser altamente competitivas.
    La empresa recíproca conlleva a la autorrealización de todos los participantes lo cual supone la consecución de la utilidad de cada individuo y la felicidad común.
    Claros ejemplos de empresas recíprocas son Google o HP, cuya inversión en capital intelectual y el mantenimiento de una elevada participación tanto interna como externa promueven la motivación de sus empleados y el deseo de pertenecer a esa empresa con lo que aportaran todo su conocimiento y compromiso a la misma.
    La reciprocidad empieza en nosotros mismos (fraternidad) siendo solidarios y equitativos con los que nos rodean y estos valores transmitirlos a la empresa, para que ella desde su propia cultura los mantenga en su base.

    ResponderEliminar
  13. Me parecen muy correctas todas las aportaciones que Stefano Zamagni, ha realizado en relación con el modelo económico actual. Estoy totalmente de acuerdo con él, en que son las empresas las que han de ir adaptandose a un nuevo modelo, en el que, tal como el señala, la reciprocidad es algo indispensable, para el buen funcionamiento de cualquier empresa y para la obtención de beneficios. De ahi viene, tal y como ha comentado algún compañero, el uso indebido de los recursos. No es que no haya recursos actualmente, es que no se utlizan de forma eficiente, puesto que falta esa reciprocidad. Si una empresa tiene en cuenta a sus empleados, y, les hace sentir que estos forman parte de la organización, estos se “volcarán” con la empresa, participando en ella activamente y aconsejando y sugiriendo al empresario los caminos para ser más eficientes.

    Esto tendría dos beneficios, por una parte, para el empresario pues este obtendría soluciones desde dentro de la organización, y, directamente de personas que la conocen perfectamente; y, por otra parte, para los empleados, pues no se sentirán como meros trabjadores que dedican unas horas a realizar su labor y se marchan a casa.

    En mi opinión, se debería de empezar a aplicar este nuevo modelo, y, dejar atrás los viejos modelos en el que los trabajadores, no son más que una máquina más, con la que se produce un producto, bajo el punto de vista de algunos empresarios.

    ResponderEliminar
  14. A diferencia de muchos de los comentarios que he leído, voy a aportar un halo de positivismo en el siguiente post, o eso creo.

    Y es que bajo mi punto de vista, gran parte de la sociedad es cada vez más consciente de que en los problemas económicos actuales, mucho han tenido que ver la forma de organización, producción y comunicación denominada “tradicional” de las empresas. Lo están empezando a aceptar, y cada vez son más las alternativas que nos presentan un concepto de empresa y economía renovado, alejándose de esa visión tan tradicional.

    En cuanto a las paradojas que el doctor Zamagni propone, cada vez son más los estudios que demuestran que en la elección del trabajo, el dinero no lo es todo, sino que también entran en juego variables como los factores motivacionales de propio individuo. Aquí queda patente y asimilada esa paradoja de la felicidad.

    En segundo lugar, la paradoja de las desigualdades, quizás ahora los contrastes son más patentes, pero la tendencia es que la clase media acabe desapareciendo. De ello, se hacen eco muchos investigadores, pero no sólo en un contexto social, sino también como algo comunicacional.

    Por último, y sobre todo en estos dos últimos años, cada vez se ve menos en las empresas ese modelo taylorista, y en todo ello ha tenido mucho que ver el poder de la comunicación interna que muchísimas de ellas están llevando a cabo, y de manera ejemplar. Es tiempo de mimar a los trabajadores cada vez más preparados (tanto intelectual como emocionalmente), motivarlos para que den lo mejor de sí y hacerlos sentir que ellos son clave para el buen funcionamiento de la empresa.

    Como he dicho al principio, hay que sacarle la parte positiva (aunque sea difícil) a este momento de recesión económica. Según palabras del catedrático de Sociología Juan Diez Nicolásvalor, “el capitalismo ha dado todo lo que tenía que dar de sí”, y ahora es tiempo de valorar más al ser humano como empleado, y apartar (aunque sólo sean unos milímetros) esa mente ambiciosa que sólo pensaba en lo material.

    ResponderEliminar
  15. Ha quedado demostrado, a través de la crisis económica y financiera en la que estamos inmersos hoy en día, que el modelo de empresas que había hasta ahora no funciona.

    Asi, es necesario adquirir un modelo de empresa innovador y centrado en el correcto aprovechamiento de los recursos de que dispone. Deben abandonar el egoísmo, la idea de pensar que únicamente importa la maximización de los beneficios económicos. El camino es pensar en los beneficios, pero no sólo en los económicos, sino en los sociales, medioambientales, etc. Sobretodo, hay que tener en cuenta a los grupos de interés, en concreto los trabajadores, ya que muchas emrpesas las consideran máquinas de trabajar sin tener en cuenta lo qe piensan o sienten. Y la solución para la máximización de beneficios está en escuchar a los propios trabajadores para enriquecer el modelo de empresa. Gracias a las aportaciones de los trabajadores se pueden lograr objetivos que hasta entonces no se habían ni planteado, consiguiendo así un mayor grado de eficiencia.

    El secreto para recibir está en dar. La reciprocidad es la base del nuevo modelo de empresa.

    ResponderEliminar
  16. Marta María López Mateu15 de mayo de 2011, 20:05

    Me gustaría felicitar a Visi por su comentario sobre el tema. Mejor no se puede explicar.

    El empresario de hoy en día solo busca su propio interés, busca maximizar beneficios sin darse cuenta de que como mejor lo haría sería aprovechándose de ese conocimiento tácito que posee cada uno de los stakeholders. Es extraño que en muchos casos se prefiera dirigir desde una idea algo dictatorial en vez desde la empatía; con ello se consigue mejor ambiente laboral y mejores relaciones personales; esto a su vez hace que el trabajador sienta ganas de participar activamente en la empresa, dando en la mayoría de los casos lo mejor de uno mismo. Y es aquí donde el empresario debería de meditar con atención, pues de las buenas acciones se obtiene, por norma general, una respuesta positiva. Con esto quiero hacer ver la importancia tan real de la reciprocidad; en concreto voy a nombrar la reciprocidad fraterna, la cual, como hemos visto en clase, hacer referencia a esas relaciones de calidad con los demás para satisfacer mutuamente sus necesidades.

    ResponderEliminar
  17. Aroa Ejarque Rodriguez15 de mayo de 2011, 21:55

    En mi opinión las aportaciones dadas por Zamagni son todas muy interesantes ya que desde su punto de vista nos aporta su opinión sobre el tema de la reciprocidad como principio básico del que actualmente es el modelo económico de hoy en día.Además tal y como nos especifica el hecho de seguir el modelo de la reciprocidad hace que sea muy importante de cara las empresas para que see convierta de gran necesidad y puedan lograr beneficios y les sea de buen funcionamiento.
    Ahora bien para que se den estos casos Zamagni nos explica que hay que seguir tres paradoja, la paradoja de la felicidad, la paradoja de la desigualdad y la paradoja del modelo taylorista.

    En cuanto lo que respecta mi opinión mas concretamente creo que las empresas de hoy en dia deberían empezar a utilizar este modelo de reciprocidad para poder transmitirnos todos la informacion los unos a los otros de forma horizontal dejando de lado todos aquellos modelos jerarquizados estructurados y pasar a ser una organización donde todos nos transmitimos la información los unos a los otros lo que haría que las empresas llevaran a cabo un notable mejor funcionamiento de ellas mismas y como consecuencia llevarían a cabo un evidente aumento de sus beneficios.

    ResponderEliminar
  18. En mi opinion el señor Zamagni tiene razon en cuanto a la reciprocidad en la empresa aunque como lo ha planteado no estoy de acuerdo, ya que habla de "obligar a". Es decir obligar a trabajadores a estar a las 8 h en la oficina no es lo mismo que pedir opinión puesto que una cosa puede hacerse de buen grado y la otra no creo.
    Creo que lo bueno sería que los trabajadores se pudieran pronunciar sobre un tema cuando quieran, dentro de un orden,para que lo hagan con ganas. Pero si se les obliga probablemente no lo hagan con entusiasmo sin dar maximo rendimiento a sus ideas.

    ResponderEliminar
  19. Despues de la lectura y comprensión del texto, se deduce que para Zamagni las empresas actuales no funcionan de forma adecuada, no porque no dispongan de recursos suficientes, sino por no saber actuar o mantener relaciones basadas en el principio de la reciprocidad.
    Para conseguir sacar el maximo partido al intelectual de cada individuo, miembro de la empresa, lo ideal es que los stakeholders entre ellos establezcan relaciones reciprocas para debatir y compartir sus conocimientos, con el fin de lograr los mejores resultados para la empresa.
    La reciprocidad se basa en prestar ayuda a los demas stakeholders, esperando que ellos tambien te ayuden a ti, con esto se consigue un ambiente de trabajo idoneo, trabajadores felices por formar parte de algo, felices por ser capaces de ayudar a los demás, satisfechos con sus aportaciones y motivados para seguir aportando soluciones e ideas para que la empresa sigua siendo rentable con los años.

    ResponderEliminar
  20. La idea fundamental que menciona Stefano Zamagni es la necesidad de cambiar el modelo económico.Pone mucho incapié en decir que el problema no es la falta de recusos, sino que os que tenemos no sabemos utilizarlos,no sabemos aprovecharlos al máximo.
    Dado que los problemas económicos de hoy son problemas de los seres humanos, debería de implantarse un modelo recíproco, es decir, un modelo en el que saquemos las personas lo mejor de cada uno. Un individuo ofrece algo a otro con la esperanza de que ese otro le responderá de manera equitativa.

    Estoy totalmente de acuerdo con Zamagni.Pienso que se deberían de cambiar los modelos mentales de la gente hacia un nuevo modelo.Los empresarios deberían poner en práctica un modelo en el que sus trabajadores se relacionen y se vean como compañeros de trabajo,sin que exista una competitividad entre ellos,es decir que exista un vínculor relacional entre ellos.Se debe de transmitir un conocimiento tácito.

    Me llama la atención la frase "después de un determinado nivel de renta, a mayor renta menor es la felicidad",pienso que resume la ideal principal a la que quiere llegar Stefano Zamagni.

    Uno debe de verse motivado y autorealizado en su puesto de trabajo,eso es lo que le dará la verdadera realidad, en contacto con sus compañeros y existiendo reciprocidad entre ellos.

    ResponderEliminar
  21. En mi humilde opinion yo creo que el señor Zamagni tiene mucha razon en lo expuesto en la conferencia, ya que estoy totalmente de acuerdo en que debemos cambiar de mentalidad para salir o llevar con mas comodida los tiempos que vivimos.

    Creo que es muy lógico un cambio en el cual se valore mas la persona como tal y no como maquina en la cual en tiempos anteriores podría resultar eficaz ya que no teniamos dichos problemas actuales. Los empresarios deberian de valorar mas a los empleados y optar por la felicidad de ellos siendo evidente que al trabajar agusto se rinde mas y mejor. Es decir, hay que crear un ambiente de trabajo confortable en el cual el trabajador se sienta participe en la evolucion de la empresa.

    ResponderEliminar
  22. Robert Tena Bachero16 de mayo de 2011, 12:48

    El problema que nos plantea Zamagni es sobre el modelo económico actual y de la forma en que las empresas utilizan sus recursos.

    Según Zamagni, la empresa debe basar sus ventajas competitivas en la explotación de las relaciones y la reciprocidad entre sus empleados, para que estos den el máximo de si mismos en su tarea en la empresa.

    Bajo mi punto de vista, es algo realmente importante, y tendríamos que aumentar la reciprocidad como algo transcendental en la empresa, pero no creo que sea la absoluta solución a un problema actual que es más complejo. Las bases de la economía actual, (el capitalismo y la búsqueda del máximo beneficio sin algún otro objetivo) van en un camino erróneo, por lo que el primer cambio debería ir en esa dirección, cambiar las bases del actual sistema económico, que me parece algo más complejo que el hecho de basar a la empresa en la reciprocidad.

    ResponderEliminar
  23. Interesantísimo artículo, del que resaltaría especialmente la siguiente frase: la felicidad depende de la relación con los otros, no de la acumulación de cosas. Es algo sencillo pero especialmente valioso, tanto en el mundo económico como en el personal, aunque aplicado a este primero, Zamagni quiere expresar la importancia que tiene el capital humano en las empresas, y la participación de los trabajadores contentos en ellas.

    Debido a que la riqueza y la forma de vida aumenta y cambia respectivamente, la mentalidad en la actualidad es diferente a la de hace 100 años. Los trabajadores no son simples esclavos o "burros de carga". En la actualidad hay miles de empresas en competencia unas con otras, y hay que saber diferenciarse para salir adelante. Un trabajador al que se tiene en cuenta y se siente valorado, será un trabajador satisfecho que seguramente, según el principio de reciprocidad, podrá su granito de arena por que la empresa mejore. Y ese es el fututo, la participación de cada elabon de la empresa colabore, lo que además de satisfacción y capital humano, creará diversidad en los tipos de empresa, porque la cantidad de personas que aportarán ideas será mucho mayor que antes, en que el que mandaba era un solo directivo.

    ResponderEliminar
  24. Hilario J. Díaz Pretel16 de mayo de 2011, 21:03

    Cuando la economía se encuentra en el ciclo de expansión, parece que todo es felicidad, crecimiento, riqueza... Pero en el momento que cambia el ciclo, algo normal, puesto que la economía se mueve bien en ciclos expansivos o recesivos, empiezan a surgir los errores y fallos del sistema, incontrolables por el sector público, por quien debería intervenir, y tan pocos quieres que lo hagan.
    Dependiendo de cómo se mueva una sociedad, así serán sus resultados y los estamos viendo. El principio de felicidad de Sterling del que habla Zamagni parece no creérselo determinados grupos de la sociedad, convirtiéndose en una actuación de anti reciprocidad, todo para mí y cada uno que salga como pueda.
    Con una cooperación y preocupación por los trabajadores en las empresas se conseguiría una mejora en la productividad, y esto está probado en varias empresas, como por ejemplo Google y Pixar, que, claro está, no será todo perfecto, pero el ambiente y el sentimiento de los trabajadores implican ganas de trabajar y esto se contagia al resto de compañeros convirtiéndose en una cadena de trabajo perfecta.
    Como comenta Zamagni, son las empresas las que han de tener la iniciativa de actuar cambiando el trato con sus trabajadores, estando más implicados en sus trabajos y preocupándose más de sus asuntos personales, pero no olvidemos tampoco el gran papel que nosotros podemos hacer, bien en nuestras empresas, o futuras empresas, o en asociaciones, grupos de trabajo...
    No dejemos todo el trabajo para los demás y empecemos por actuar nosotros, cada uno desde donde pueda.

    ResponderEliminar
  25. Me parece muy interesante el comentario de Zamagni, por que se centra en el problema fundamental de hoy en día. Además tiene razón en decir que el problema fundamental de la economía no es la falta de recursos, sino en saber aprovecharlos bien.
    Haciendo referencia a las tres paradojas explicadas por Zamagni; la paradoja de la felicidad, la paradoja de la desigualdad y la paradoja del modelo taylorista. Tiene sentido la exposición de Zamagni, por que siempre que tenemos más abundancia de algún bien no por ello somos más felices, y además las desigualdades aumentan. Y a parte, el modelo de organización taylorista, ha dejado de ser de importancia, por que hoy en día hay que integrar a todo el personal de la empresa si se quiere ser competitivos. Es decir, hay que contar con los stakeholders internos, y además saber aprovechar el conocimiento de éstos por medio de la reciprocidad.
    Es por ello que Zamagni, hace referencia en que hay que cambiar los esquemas mentales de los empresarios y la gente, para poder integrar este nuevo modelo. En el cúal integra unos principios básicos que son;
    -Principio del camnbio equivalente; se basa en las relaciones con el mercado, que a través de estas relaciones las empresas buscan ser eficientes.
    -Principio de la distribución; Se basa en establecer las paridades de los fallos del mercado, quien se encarga de ello es el Estado.
    -Principio de reciprocidad; Combinado con los otros dos; pero se basa en la economía civil.

    Con todo ello Zamagni, pretendre llegar a la conclusión de que todo esto no es un problema técnico, sino relacional. Ya que no podemos obligar a las personas a relacionarse entre ellas, pero sí a generar el clima para ello. En definitiva en la actualidad los empresarios solo buscan obtener el máximo beneficio, olvidandose de las relaciones entre las personas y ver que se pueden obtener unos mejores resultados si tendrían en cuenta la reciprocidad entre ellos.

    ResponderEliminar
  26. En el articulo Zamagni habla de la falta de reciprocidad en el modelo económico actual. Comenta que a día de hoy se dispone de muchos recursos, pero que no sabemos como utilizarlos. Esta claro que no seremos mas felices cuantos mas recursos poseamos, sino que hace falta un reciprocidad entre la sociedad para saber como utilizar esos recursos. Para que esta reciprocidad llegue es necesario que los empresarios empiecen a tomar cartas en el asunto y así tanto los trabajadores como todos los stakeholders de la empresa estarían mucho mejor y trabajarían mucho mas a gusto

    En definitiva, podemos decir que la reciprocidad es necesaria para ir hacia delante y buscaría solución a los problemas actuales de los recursos y que mientras este principio no entre en vigor en las empresas no habrá solución al problema planteado por Zamagni

    ResponderEliminar
  27. Como dice Zamagni, la única manera de obtener el conocimiento de las personas, lo mejor de cada uno es a través de las relaciones de reciprocidad. Es en parte como el dilema del prisionero, si ambos cooperan entre ellos se benefician los dos, pero si uno de los dos se aprovecha saldrá perdiendo uno tanto que no podrá volver a confiar en el otro o si los dos se aprovecharan a costa del otro saldrían perdiendo los dos. Pues los negocios y la economía es en parte igual, hay que cooperar para beneficiar a las otras partes y a uno mismo.

    ResponderEliminar
  28. Me ha gustado mucho leer esta opinión del Dr. Zamagni puesto que tiene mucha razón en todo lo que argumenta.
    En la actualidad, muchas empresas estan encegueradas en la obtención de beneficios utilizando recursos de manera descontrolada y sin obtener beneficios acordes a este esfuerzo.
    La idea que propone el Dr. Zamagni de aprovechar al máximo el talento y conocimiento de los recursos humanos es sin duda una opción muy rentable y con muchas ventajas, siempre y cuando se de, por la parte que corresponde al personal, una posición participativa, un fuerte compromiso con la empresa y lo mas importante, que exista recicprocidad entre las personas para conseguir una actitud de gratituidad colectiva.

    ResponderEliminar
  29. estoy de acuerdo con lo que dice zamagni, es necesario cambiar el chip y enteder que por muy bien que se organice una empresa y que el consejo de direccion y los escalones altos sean muy eficientes, lo que de verdad da valor a una empresa es el producto o servicio final, y que eso sale directamente de los escalafones mas bajos de la empresa, y si no damos motivacion y valor a ese trabajo, los que lo producen se veran en una insatisfaccion por no sentirse identificados ni valorados,ni daran un interes especial ni se esforzaran por conseguir algo novedoso, que en la actualidad con el ciclo economico que hay, diferencia a los que properan de los que no

    ResponderEliminar
  30. La verdad es que estoy muy de acuerdo con lo que dice Zamagni, y pienso que en el sector empresarial sería bueno que se instalará un modelo que tuviese en cuenta la opinión de cualquier trabajador, indiferentemente si es un jefe de departamento o un peón. Es muy importante esto porqué todas las personas, tengan los estudios que tengan, pueden aportar ideas a la empresa para mejorar cualquier aspecto de ésta. Por ello es muy importante la comunicación, y como dice Zamagni, la reciprocidad, es decir, el poder establecer relaciones para cubrir nuestras necesidades expresivas.

    Pensad en un empleado que tiene que trabajar 8 horas todos los días, si el empresario logra entender la forma de explotar su compromiso y la forma de que aporte sus ideas conseguirá a un empleado mucho más motivado. Es ahí donde reside el verdadero sentido de la reciprocidad, en saber que al otro lado hay alguien escuchando y teniendo en cuenta, pues, tus opiniones.

    ResponderEliminar
  31. En este artículo se habla de la necesidad del cambio en la economía. Este cambio debería residir en la manera de pensar de los individuos y un cambio en las prioridades. La auténtica felicidad no se encuentra en las cosas materiales ni en el dinero, si no en las relaciones con las personas, en el afecto entre ellas y en la confianza que podemos depositar en los demás. El concepto de reciprocidad deja claro que una persona da alguna cosa (que no tiene que ser material) con la idea de percivir algo a cambio, si esta relación se rompe ya no existe reciprocidad.
    En ocasiones, en la sociedad actual, se prefieren romper estas relaciones de reciprocidad por algo monetario cuando eso no nos va a reportar felicidad pero sí la que lo ha la relación con la persona a la que se ha "traictraicionado".
    Por tanto, estoy totalmente de acuerdo con lo escrito por Stefano Zamangi en el blog.

    ResponderEliminar
  32. La crisis actual supondra un antes y despues en cuanto al modelo economico y al modelo de la empresa.El que una empresa posea capital y recursos financieros suficientes para su buen funcionamiento no supone un requisito suficiente para el exito.Estamos viviendo en una epoc caracterizada por continuos cambios tanto en la economia como en la sociedad que se producen a una gran velocidad.En el mundo de la empresa estos cambios suponen tener que innovar continuamente,tener ideas nuevas y recursos nuevos para poder tener exito en un mercado donde la competencia es cada vez mayor y mas fuerte o para poder mantenerse a flote y superar el periode de la crisis en el contexto economico actual en el que los recursos economicos son escasos.La idea consiste en que hay que buscar y aprovechar otro tipo de recursos dentro de la empresa.Estos recursos se materializan a traves del capital intelectual , del conocimiento , ideas y propuestas de los trabajadores , de la inteligencia y talento de cada uno de los miembros de la empresa.
    La clave para que estos recursos se materialicen consiste en saber establecer relaciones reciprocas entre los trabajadores,en establecer una comunicacion abierta y transparente , en saber motivar a los trabajadores y hacerles participar en las decisiones de la empresa consiguiendo asi que crezca el sentimient de pertenencia a la empresa con lo que cada miembro aportara todo su conocimiento a la empresa y se comprometera en mayor medida.Si se consigue mejorar el compromiso con la empresa a traves de las relaciones entre los trabajadores y si se consigue una mejora de la comunicacion interna la empresa sera mucho mas eficiente y mas productiva.

    ResponderEliminar
  33. Estoy absolutamente de acuerdo en que el camino que ha llevado hasta ahora la gestión de la empresa no ha beneficiado nada a ésta a la hora de salir de la crisis. Ese interés en captar recursos, con la finalidad de que cuando más recursos tengas mayores rendimientos produces, a tocado fondo, y no se corresponde. La empresa tiene que sumergirse en grandes cambios dejando de lado el sistema piramidal (del que todavía se fundamentan muchisimas empresas, sobre todo pequeñas)que no produce nada nuevo en la empresa, que únicamente ata a los trabajadores, y hace sentirse esclavos de una función a realizar y por tanto no puede aprovecharse la empresa del capital intelectual. De esto nos habla Zamagni al mencionarnos la reciprocidad, que los trabajadores a porten sus ideas, que pueden fundamentar la innovación en la empresa, y a portan un capital intangible y algo que nunca resta sino que los favorece de cara al mercado y su gestion.

    ResponderEliminar
  34. Tal y como nos comenta Zamagni en el presente artículo, el problema más grave de las empresas en la actualidad no es la falta de recursos financieros sino la falta de motivación y coraje para apostar por los recursos humanos y las capacidades que éstos tienen. Como nos comenta dicho autor la clave para el éxito es la capacidad del ser humano de trabajar en un ámbiente que le transmita confianza y que le aporte un beneficio, socialmente hablando, ya que como hemos comprobado la paradoja de la felicidad siempre se cumple y al poseer más bienes materiales no nos harán más felices sino todo lo contrario. Zamagni propone a los empresarios inteligentes apostar por las habilidades de los empleados de integrarse socialmente y sentirse parte de la empresa o institución, ya que ésta es la única forma de sacar todo el potencial de los empleados.

    Este punto de vista, ya lo hemos analizado en clase y estoy totalmente de acuerdo con este enfoque, y en mi opinión personal creo que está en nuestras manos la posibilidad de cambiar la política de actuación y forma de tomar decisiones de las empresas, ya que somos los más afectados por ello y tener que buscar alternativas para demonstrar todo el potencial que tenemos como futura generación. En cambio, las generaciones de nuestros padres tienen muy dificil asumir dicho cambio pero no es imposible si la propia empresa motiva a los empleados para sentirse parte de la empresa y hacerles sentir que sin ellos la empresa no rendiria al máximo.

    Otro punto a destacar es que esta es una de las pocas soluciones para sacar adelante a las empresas de la actual crisis economica, ya que este es el momento idóneo para sacar todas las cartas sobre la mesa y decidir que es lo mejor para el empleado y como consecuencia de todo esto traera consigo un beneficio a la empresa. Dicho beneficio será economico o un aumento de valor de la empresa, en cuanto a la ética o principios que se basa la empresa. Tal y como se ha comentado en clase actualmente son más las empresas que intentan tener una responsabilidad social y con esto la empresa tiene más valor y prestigio.
    Personalmente debo agradecer a los profesores que han colgado este artículo en el blog porque pienso que una forma de ver más allá de lo dado en clase, es una demonstración de que necesitamos apostar por estas ideas a nivel internacional, es el momento de cambiar la ideología de las empresas y de ganar a la crisis actual.

    ResponderEliminar
  35. Estoy totalmente de acuerdo con lo expuesto por Zamagni en su conferencia. Creo que está haciendo mucha falta un cambio de modelo en las relaciones dentro de la empresa que implique una reciprocidad y un trato de igual entre todos los miembros de la misma, pero creo que para que esto sea posible lo que más se está necesitando es conciencia social.
    Los empresarios tenen la idea equivocada de que son ellos los que dan trabajo a la gente, que no digo que no, pero señores, solo con dinero para montar una empresa esta no funciona, necesitan ingenieros, mecánicos, gente de mantenimiento, administrativos...TRABAJADORES!! y es sin eso sin lo que no funciona una empresa por mucho dinero que tenga el empresario, lo que me lleva a pensar que no somos solo nosotros los que los necesitamos a ellos, ellos nos necesitan más a nosotros porque sin nootros la empresa NO FUNCIONA.
    Deberían plantearse pues, un modelo empresarial en el que tuvieran en cuenta que todos nos necesitamos y son tan lícitos nuestros derechos y necesidades como los suyos y la cooperción, la reciprocidad, son la clave.

    ResponderEliminar
  36. Yo también estoy de acuerdo con el discurso de Zamagni. Tenemos un problema muy serio de egoísmo por parte de los empresarios, los cuales tratan de ganar el máximo posible y a su vez intentan que el rendimiento económico de sus empresas sea el más elevado posible. Sin embargo no aprovechan totalmente los recursos de los que disponen, que no son otros que sus propios empleados, a los cuales los tienen como simples piezas de una máquina muy grande y cuyo único objetivo es enriquecer al que manda. Los empleados son subestimados y en muchas ocasiones, ante situaciones injustas, temen alzar la voz por miedo a sanciones o incluso un despido.
    Esta situación debe cambiar, los empresarios tienen que instaurar otra filosofía en sus empresas, la de la reciprocidad. Deben sentirse tanto trabajadores como empresarios como un equipo en el cual todos dependen de todos, y cada uno debe ser recompensado por el trabajo que realiza. Si existe relación y comunicación entre estas partes se obtendrá mayor rendimiento de los trabajadores, y un mejor ambiente dentro del trabajo.
    A su vez, la reciprocidad no solo ha de estar presente dentro de la empresa, sino también fuera de ella, en las relaciones con otras empresas, ya que generará confianza, y será más fácil llegar a acuerdos con otras empresas.
    Hay que cambiar cuanto antes a este modo de actuar dentro de la empresa, para que tanto empresarios como trabajadores se acostumbren y lo conciban como lo más normal del mundo.
    Con ello acabaremos con los problemas económicos más serios, pero mientras los empresarios no pongan de su parte será complicado.

    ResponderEliminar
  37. Myriam Miera Lobeto18 de mayo de 2011, 22:20

    Me parece un post muy interesante el de Zamagni. Creo que plantea una salida hacia la crisis que se esta viviendo en la economía y en la sociedad, a través de los principios: cambio equivalente, distribución y en especial el de la reciprocidad que las personas cooperen con unas con las otras para obtener un beneficio en común.
    Son necesarios cambios dentro de la empresa, ver las cosas y hacer las cosas de otra manera y no seguir haciéndolas como hasta ahora por el simple hecho de que ha sido siempre y ha funcionado bien.
    Hasta ahora las empresa ha funcionado a través de la siguientes paradojas:
    Las empresas buscan en estos tiempos solo buscan el beneficio económico a toda a costa. Como es posible por ejemplo Telefónica que plantea despidos masivos habiendo teniendo unos grandes beneficios y repartiendo primas entre sus directivos. Este es un claro ejemplo de la paradoja de la desigualdad.
    También se puede apreciar que la sociedad vive en mundo donde se fomenta el consumo haciendo creer así a la gente que sera más feliz, esto es la paradoja de la felicidad. Se ha desmostado en varios ocasiones que esto no es verdad.
    Por último el modelo taylorita se aprecia que la mayor carga de trabajo se ocupa los niveles inferiores de la empresa.
    En conclusión es necesario un cambio en las empresas porque como dice Zamagni no es un problema basado en la falta de recursos sino un problema de que no se han hecho cambios necesarios para poder continuar hacia adelante.

    ResponderEliminar
  38. Desde el punto de vista de Zamagni, el problema de la economía actual no se basa en la falta de recursos productivos, sino en la utilización del factor trabajo, ya que desaprovechamos el conocimiento de las personas, y para explicar esto utiliza varias teorías.

    Desde mi punto de vista, Zamagni tiene razón, poniendo el ejemplo del modedo Taylorista de escala piramidal, en una empresa es importante que todo trabajador sienta que forma parte de ella, y para ello este modelo ha quedado anticuado. Un trabajador hace sus 8 horas diarias y se va a casa si importarle nada más, ya que, como se explica en el post, no existe reciprocidad.

    Por esto, los empresarios deberían plantearse si la situación actual es la mejor para sus empresas y la economía en general, o por el contrario deberían de empezar a cambiar el modelo actual.

    ResponderEliminar
  39. En mi opinión cuando las cosas no funcionan correctamente, es necesario realizar una serie de cambios que ayuden al proceso a volver a una línea positiva y favorable para todos. Por ello Zamagni después de introducir los problemas que existen mediante tres paradojas y hacernos ver que si las personas y las empresas no las cambian, todo seguirá igual, por lo que nos propone 3 principios básicos con los que poder realizar un cambio favorable.
    Desde mi punto de vista estos cambios son más favorables tanto para el trabajador como para el empresario y con el esfuerzo de ambos todos pueden salir beneficiados. El primero es el principio de cambio equivalente el cual intenta acercar los mercados unos con otros para poder cooperar todos en ellos y tener más facilidades, el segundo el de la distribución de la riqueza con el que como he dicho antes todo el mundo puede beneficiarse, y el tercero la reciprocidad aspecto en el que se intenta hacer que toda persona no solo se preocupe por sus necesidades sino que también ayude a los demás mejorando sus prestaciones.
    Para concluir, estos principios son favorables, pero yo creo que muchas empresas aun pudiendo cumplirlos no lo hacen por el hecho de la gran desconfianza que existe entre las empresas, como por ejemplo una empresa ayudar a otra y la segunda en su momento no presta ayuda a la primera, o simplemente porque una empresa quiere ser la número uno en su sector y para conseguirlo prefiere no ayudar a otras empresas que podrían ser competidoras.

    ResponderEliminar
  40. En mi opinión, la afirmación de Zamagni es correcta, si enfocamos el problema a la mayoría de empresas, sólo unas cuantas mantienen la reciprocidad entre la organización y los stakeholders. Entendiendo la reciprocidad como lo que nos impulsa a cooperar con los demás con la esperanza de recibir algo a cambio. Antiguamente sólo le bastaba a las empresas responder a la colaboración del empleado en la empresa con un salario pasa que hoy en día no es suficiente para que el trabajador esté plenamente satisfecho en la entidad y pueda colaborar al máximo.

    ResponderEliminar
  41. En mi opinión es realmente importante la reciprocidad entre las personas, y en concreto entre trabajadores. El problema reside en creer que aquel al que puedes ofrecerle ayuda será reciproco en la prestación. Creo que si la gente creyese un poco más en quien está al lado, este tipo de ayudas se darían un poco más de lo que podemos encontrar actualmente.

    Otro aspecto importante que me gustaría comentar es la motivación a los trabajadores. En el artículo se dice que a pesar de poder obligar a un trabajador a estar 8 horas en su puesto no se le puede obligar a rendir al máximo. Opino que si la persona que se encuentra en un puesto superior es capaz de transmitir motivación al empleado, este será recíproco y la retroacción será un rendimiento superior en sus tareas.

    ResponderEliminar
  42. Google divide your blog in option if you are chooseing option 1,2..etc see more....
    option.1
    option.2
    option.3
    option.3
    option.4

    ResponderEliminar